Artículos

Qué llevar en un botiquín de viaje

Preparar un botiquín para viajar a Asia, África o América

Preparar un botiquín de viaje es una parte fundamental de cualquier viaje a países exóticos, tropicales o en los que exista más riesgo de contraer enfermedades, virus o infecciones.

Según el país al que viajemos y en las condiciones que lo hagamos, no tendremos manera fácil o rápida de acceder a un médico o una farmacia. El idioma también puede ser un problema para intentar explicar qué nos pasa y qué necesitamos. Por eso, a no ser que tengamos un caso extremo que necesite hospitalización o ver a un profesional, llevar un buen botiquín nos puede ayudar mucho.

Antes de nada, queremos dejar claro que nosotros no somos médicos o enfermeros y no tenemos ningún tipo de conocimiento específico sobre el tema más que nuestra propia experiencia. Lo que explicaremos aquí es fruto de lo que nos han aconsejado los médicos que hemos visitado antes de viajar, farmacéuticos y nuestra propia experiencia después de sufrir varias indisposiciones viajando.

Cabe decir también que, aunque no viajemos a países con mayores riesgos, nosotros siempre llevamos un mini botiquín con los 4 medicamentos qué más usamos o podemos necesitar, ya que nunca sabes cuando te puede venir un dolor de cabeza o alergia. Además, aunque viajemos por Europa, no conocemos la política en cuanto a medicamentos y prescripciones médicas en cada país.

Aclarado esto, os explicamos qué poner en un botiquín para ir viajar:

Botiquín básico para curas

  • Gasas
  • Vendas
  • Tiritas
  • Tijeras
  • Pinzas
  • Betadine
  • Suero fisiológico
  • Compeed (para ampollas)
  • Thrombocid para golpes

Nosotros hace poco compramos uno en Decathlon que tiene lo básico para curas y es bastante completo. El único «problema» que le encontramos es que el tamaño es muy limitado y no puedes añadir muchos medicamentos más, así que hay que acabar llevando 2 botiquines. Tampoco tiene betadine o agua oxigenada, solo un suero fisiológico, así que tendréis que añadirlo vosotros.

Aquí tenéis el enlace al botiquín con imágenes, tamaño y detalles de lo que incluye. Nosotros cogimos el más grande que es este:

Botiquín de Viaje Decathlon

Botiquín de Viaje Decathlon

La verdad es que en todos los viajes que hemos hecho nunca hemos tenido que utilizar nada del botiquín para curas (por suerte). Pero basta no llevarlo para que alguien se haga daño y lo acabemos necesitando, así que siempre va con nosotros a todos los viajes largos que hacemos.

Botiquín para diarrea

  • Probiótico. Es un regenerador de la flora intestinal. Se puede comprar en la farmacia sin receta (cuesta unos 10€) y puede ser en sobres o líquido. Nosotros lo tomamos siempre cuando hemos tenido diarreas viajando. En cada prospecto pone la dosis diaria y duración del tratamiento. No es un medicamento que corte la diarrea, sino que sirve para regenerar la flora intestinal y ayuda a mejorar los síntomas de la infección intestinal.

A nosotros nos ha ido muy bien siempre y lo solemos tomar durante 5 días. Eso sí, hay que acompañar el tratamiento con dieta estricta, es decir: comidas suaves (arroz y pollo), nada de lácteos ni picantes o salsas y mucha agua.

En casi cada viaje que hacemos lo tenemos que tomar porque nos ponemos malos de la barriga, así que en cada nuevo viaje compramos más. Y así hemos creado nuestro pequeño botiquín exclusivo de probióticos. Aquí tenéis algunos de los que hemos usado:

Botiquín de Viaje - Probióticos

Botiquín de Viaje – Probióticos

  • Hydro Suero Oral. Estos sobres sirven para no deshidratarse cuando tenemos diarrea muy fuerte (líquido o casi). Son unas sales ricas en minerales que hay que añadir al agua e irlas tomando durante el día. En farmacias venden líquidos ya preparados con sabores, pero lo más cómodo para viajar es comprar estos sobres y añadirlos a una botella de agua.
  • Ciprofloxacino: Este es un antibiótico específico para infecciones intestinales (por ejemplo, si la diarrea empeora y sacamos sangre cuando vamos al baño). Nunca lo hemos tenido que usar, pero me lo recomendó el médico que visité el año pasado cuando me fui a Cuba con diarrea después de volver de Vietnam por si empeoraba. Al ser un antibiótico, es necesario tener receta médica para poder comprarlo en la farmacia.
Botiquín de Viaje

Medicamentos para la infección intestinal

  • Fortasec. Sirve para parar la diarrea. Por suerte no hemos llegado a tener que tomarlo nunca, pero es el remedio más eficaz para cortarla de golpe. Según lo que nos han contado, cuando lo tomas (una o varias pastillas), puedes estar después unos días sin ir al baño. Este medicamento lo venden en las farmacias sin receta y cuesta unos 6€. Hay que leer bien el prospecto, ya que allí te pone cuantas pastillas debes tomar en función de los síntomas y evolución de la diarrea.

Nosotros nunca lo hemos tomado porque preferimos intentar curarnos con probióticos y haciendo una dieta blanda antes que cortarlo de golpe. De momento hemos tenido suerte y hemos podido mantenernos así, pero lo llevamos siempre encima para casos más extremos.

En cualquier caso, cuando hay diarrea es básico beber mucho líquido y tomar los sobres de sales minerales para no deshidratarse.

Botiquín para alergias

Damos por hecho que las personas alérgicas a algo en concreto o asmáticas ya tendréis vuestra medicación específica. Nosotros incluimos aquí los 3 medicamentos básicos que nosotros llevamos siempre:

  • Ebastel: Suaviza los síntomas de la alergia (como la congestión o picor de ojos). Este medicamento no es lo bastante fuerte como para tomarlo cuando nos aparece una alergia muy fuerte a algo. Yo tengo alergia al polen, pelo de algunos animales y a los ácaros, así que cuando estoy en sitios cerrados y veo que empiezo a congestionarme, me lo tomo. También se puede empezar a tomar 2 o 3 días antes si prevemos estar en un sitio con elementos que nos producen alergia.
  • Alergical Crema: Esta crema se tiene que usar si nos aparece una reacción alérgica en la piel. El verano pasado, estando en Vietnam, me salieron unos granitos por las piernas y brazos que no sabía de que eran pero tenían pinta de ser alergia a algo. Me puse esta crema, pero cuando volví a casa fui al dermatólogo para enseñarle las fotos que había hecho a los granos y preguntarle si había hecho bien poniéndome esa pomada. Me dijo que sí y me aclaró que las reacciones en la piel aparecen en forma de granos si tenemos alergia a algo que hemos tocado, y en forma de manchas si es algo que hemos comido. Me comentó que llevara siempre esta crema por si me volvía a pasar, así que desde entonces es un imprescindible en nuestro botiquín.
  • Dacortín: Son pastillas para reacciones alérgicas más fuertes, ya que tienen cortisona. Estas las llevamos siempre por si me da un episodio alérgico más fuerte y no tenemos un hospital cerca donde me puedan pinchar cortisona.

Antibióticos

Los antibióticos se utilizan cuando hay una infección bacteriana. Se necesita una receta del médico para que te lo vendan en las farmacias.

Además del que ya hemos comentado antes para la diarrea, también llevamos estos:

  • Amoxicilina: Es un antibiótico «general» que llevamos por si tenemos que utilizarlo a causa de alguna infección (oído, muela, orina,…) pero no tenemos nada más específico.
  • Monurol: Sirve para curar la infección de orina y son dos sobres que se toman con 2 días de diferencia. Esto quizás no os parezca imprescindible, pero las personas que hayan sufrido infección de orina sabrán lo que se agradece tenerlo a mano.

Medicamentos varios y otros:

  • Ibuprofeno o parazetamol (es un antiinflamatorio). Lo llevamos siempre por si aparecen dolores de cabeza, resfriados fuertes, dolores varios, etc.
  • Jeringa con aguja. Esto tal vez os parezca exagerado, pero según el país en el que os encontréis, la normas de higiene básicas pueden ser dudosas o brillar por su ausencia. Si os tienen que inyectar algo y dudáis de la higiene o condiciones del lugar, es mejor que sea con una aguja nueva que llevéis vosotros mismos.
  • Biodramina: Para evitar mareos, sobe todo si hacéis trayectos o actividades en barco.

Repelente de mosquitos:

  • Relec Extra Fuerte: Es un vaporizador con repelente de mosquitos. La versión extra fuerte está indicada para países tropicales con riesgo de contagio de enfermedades. Hay que ir con cuidado al aplicarlo porque es un poco «corrosivo». Según el prospecto dura hasta 8 horas, pero todas las personas que somos imanes de mosquitos sabemos que por mucho Relec que te pongas siempre alguno te acaba picando.

Además del Relec, lo mejor si se visitan países con riesgo de contraer enfermedades a causa de la picadura de un mosquito es llevar prendas largas y de colores claros.

  • Permetrina: Es una substancia química que se usa como insecticida. La venden en vaporizadores pero según he leído es muy caro. La opción más económica es comprarla directamente en alguna empresa química y hacer un tratamiento para empapar toda la ropa que se vaya a usar durante el viaje. A nosotros nos dieron las instrucciones en la misma empresa donde compramos la permetrina, pero he encontrado este artículo en el que también lo explica. En Barcelona la podéis comprar en la empresa Mergard (Calle Aribau 88).

Si os decimos la verdad, nosotros solo hemos hecho el tratamiento para ir a Madagascar. Es un poco engorroso y a mí me acaban picando los mosquitos igual, así que no lo hemos vuelto a hacer.

  • Citronella: Es una planta que ahuyenta a los mosquitos por su olor. Nosotros la llevamos en dos formatos: líquido y crema. En Mercadona compramos el vaporizador con el que rociamos la ropa que llevamos una vez vestidos para no atraer a los mosquitos. Otro remedio que nos explicaron y que usamos desde entonces porque nos ha funcionado muy bien es comprarlo directamente en la farmacia (es un aceite). Este lo mezclamos con un bote de crema hidratante para que toda la crema se impregne del olor. Y antes de salir cada día de la habitación nos untamos brazos, cuello, piernas y todo lo que quede al aire libre con la crema.

A pesar de todos estos remedios, los que somos imanes de mosquitos seguiremos recibiendo algún que otro picotazo. Pero bueno, al menos no será porque no hemos puesto todas las precauciones posibles.

Las pulseras anti-mosquitos ni las comento porque a mí me ha pasado llevar una de estas en el tobillo y que me esté picando un mosquito 10 centímetros más arriba, así que no me fío de ellas.

Botiquín de viaje

Botiquín de viaje

Y esto es lo que ponemos siempre en nuestro botiquín de viaje. Normalmente vuelve tan lleno como nos lo llevamos, pero hemos sufrido varias diarreas viajando, así que nos parece fundamental que sea bien completo.

Por último, aclarar que además de estos medicamentos, siempre que vamos de viaje nos informamos de si es necesario tomar alguna profilaxis o vacuna específica para el país. En la página del Ministerio de Sanidad podéis consultar las vacunas obligatorias o recomendadas para cada país del mundo. Esta consulta es importante hacerla varios meses antes de viajar, ya que algunas vacunas implican varias dosis y/o ponerlas semanas antes de entrar en contacto con la zona de riesgo.

Si se viaja en verano, los centros de vacunación suelen tener las agendas bastante llenas, así que por esta razón es también recomendable informarse y coger hora con tiempo. Aquí podéis consultar los centros de vacunación internacional de España.

Antes de acabar, queremos recordar que lo mejor antes de iniciar un viaje largo a países exóticos es visitar un centro de vacunación, a un médico especializado o a nuestro farmacéutico de confianza (si lo tenéis) para que os de asesoramiento profesional en caso de que la necesitéis. De la misma manera, antes de tomar cualquier medicamento consultad siempre el prospecto o a algún médico si quedan dudas.

Dicho esto, si tenéis algún truco o medicamento que sea útil y que echéis de menos en nuestro botiquín de viaje, estaremos encantados de añadirlo 🙂

Dejar un comentario