Diario de viaje

Viaje a Croacia en 1 semana

Viaje a Croacia visitanto Dubrovnik, Split, la isla de Brac, Plitvice NP y Zagreb

Este es el diario del viaje a Croacia que realizamos en junio y que nos llevó a visitar uno de los países europeos que más me han gustado. Como el país no es muy grande y tan solo teníamos 1 semana, decidimos alquilar un coche para aprovechar el tiempo al máximo y recorrer Croacia por libre. El país tiene una oferta turística brutal y nosotras queríamos hacer un poco de todo sin dejar de visitar los «clásicos» de Croacia; así que diseñamos la ruta del tal manera que acabamos visitando todo lo que queríamos: ciudades, parques y playa.  

Día 1: Vuelo Barcelona – Split – Dubrovnik

Cogimos el vuelo en el aeropuerto de El Prat con destino Split (vuelo directo con Vueling). La idea era ir a Dubrovnik para no tener que ir desde Split en coche y volver a subir pero queríamos coger el vuelo el sábado para aprovechar los días que teníamos. El sábado no había vuelo directo así que volamos a Split. El vuelo tenía que salir a las 13:30  pero por un fallo en el avión salimos con 1 hora y media de retraso, así que acabamos llegando a las 18h a Split y nada más llegar fuimos a recoger el coche que habíamos alquilado.

Siempre que he alquilado un coche lo he hecho a través de esta página web, que es un buscador y te muestra el mejor precio con diferentes compañías. El coche alquilado en el aeropuerto de Split y devuelto en el de Zagreb durante 7 días nos costó 78,97€ (reservado 2 días antes de salir); normalmente no apuro tanto pero vi que iba bajando de precio así que esperé al último momento. El coche era de los más pequeños y con la mínima potencia, pero aguantó los cientos de kilómetros que hicimos sin problemas.

Dubrovnik

Dubrovnik

Tardamos unas 3 horas (sin parar) hasta llegar al apartamento que habíamos reservado. De camino a Dubrovnik se cruza una pequeña parte de Bosnia, así que hay que parar en la aduana de entrada y salida. Simplemente hay que enseñar el pasaporte o DNI al policía y seguir.

Llegamos a Lozica que ya era de noche, aparcamos delante del apartamento y un chico nos recibió amablemente. Nos enseñó la habitación y nos sirvió unas galletas mientras nos enseñaba qué podíamos visitar en Dubrovnik. El apartamento está a las afueras de Dubrovnik (a unos 7 kms del centro), así que es una buena opción si se dispone de coche; sino solo se podría llegar en taxi y no vale la pena.

Ese día cenamos en un restaurante que estaba cruzando la carretera, a unos metros de donde nos encontrábamos.

Día 2: Dubrovnik

El plan al día siguiente era pasar el día en Dubrovnik, pero cuando vimos la belleza del lugar en el que estábamos decidimos pasar la mañana de relax allí e ir al mediodía a la ciudad.

El apartamento no era gran cosa (pero más que suficiente). Teníamos una habitación grande con cama doble y armario, un lavabo y una pequeña cocina, pero lo que nos encantó del lugar es lo que hay fuera. Delante de la habitación teníamos una terraza solo para nosotras (y los de al lado que nunca vimos), con su mesa y sillas para desayunar. También había un pequeño huerto de plantas aromáticas, lo que daba al lugar mucho color. La terraza era un gran balcón que daba al mar turquesa al horizonte y verdes montañas a los lados, lo que nos ofrecía un paisaje precioso. Por si eso no fuera suficiente, teníamos una escaleras para bajar a las rocas, así que teníamos una pequeña “playa privada” con tumbonas y todo.

No podíamos dejar de aprovechar estas vistas, así que decidimos ir a comprar desayuno a un colmado de Mokosica – a 2 kms de Lozica – y pasamos la mañana disfrutando del paisaje y tomando el sol. Los apartamentos de llaman Sea of Eden. La web es un poco pobre… pero en Booking o Tripadvisor tenéis más imágenes y precios.

Vistas desde la terraza del apartamento

Vistas desde la terraza del apartamento

A mediodía nos duchamos, comimos y fuimos a Dubrovnik. Aparcamos bastante cerca del centro (pagando “zona azul”) y fuimos andando a la entrada de la muralla para sacar las entradas (100 KN por persona). Paseamos dando la vuelta a la muralla y disfrutando de las bonitas vistas del mar y los rojos tejados de la ciudad y al acabar fuimos al Castillo (se puede acceder con la misma entrada). Para llegar a él hay que salir por la puerta principal de la muralla e ir hacia la izquierda. El Castillo es un mirador y desde allí hay vistas muy bonitas de la ciudad y el mar también.

Queríamos subir al teleférico (nos lo recomendó el dueño de los apartamentos) pero se puso a llover y en lo que paró ya había cerrado, así que paseamos y recorrimos las calles del casco antiguo de la ciudad. Después fuimos al puerto y paseando por la calle Frana Supila hasta la playa, desde donde hay bonitas vistas a Dubrovnik. Cuando empezaba a oscurecer fuimos a cenar a un restaurante en el puerto y al acabar volvimos en coche al apartamento.

Dubrovnik

Dubrovnik

Día 3: Playa Punta Rata – Ferry a Isla de Brac

Nos despertamos a las 9h y fuimos a comprar al mismo colmado que el día anterior. Después de haber desayunado y preparado bocadillos para comer esperamos a que viniera el dueño del apartamento para devolverle las llaves y despedirnos.

Ese día íbamos a pasarlo en la playa hasta que llegara la hora de coger el ferry para ir a la isla de Brač; así que nos montamos en el coche y nos dirigimos a Brela, que es un pueblo de la costa dálmata. Elegí la playa Punta Rata porque había leído en internet que es de las mejores de Croacia. Tardamos casi 3 horas en llegar al destino porque había bastante tráfico.

Una vez llegas a Brela es fácil encontrar la playa, ya que hay indicaciones. La verdad es que la playa es bonita: aguas cristalinas rodeadas de pinos y roca, pero no creo que merezca una visita expresamente. Si va de paso y hay intención de ir a la playa es una buena elección, además es de guijarros así que no acabas rebozad@, pero estoy segura de que hay muchas más playas así en el resto del país. Al ir a principios de junio no había casi gente, pero en verano se llena hasta la bandera.

Playa Punta Rata - Brela

Playa Punta Rata – Brela

El cielo estaba nublado, así que el día no acompañaba mucho pero nos quedamos allí y comimos.  Cuando se puso a llover recogimos y nos fuimos a Makarska a esperar el ferry que salía a las 17h. Como llegamos bastante antes de lo previsto (Makarska está a solo 20 minutos) fuimos a tomar un helado mientras esperábamos a que abrieran la taquilla para comprar los billetes.

Los horarios y precios de todos los ferrys los podéis consultar en esta página web. El billete para el coche + 2 personas nos costó unos 25€ (186 KN) y llegamos al puerto de Sumartin en una hora aproximadamente. Una vez allí nos dirigimos hacia Bol (tardamos unos 35 minutos), que es donde teníamos reservado el siguiente apartamento.

Llegamos, nos duchamos y fuimos a dar un paseo por el puerto. Cenamos en un italiano que había allí mismo y volvimos al apartamento.

Sumartin

Sumartin

Día 4: Playa Zlatni Rat – Ferry a Split

Como cada día, nada más despertarnos fuimos al centro del pueblo en busca de un super para comprar desayuno y hacernos algo para comer. Ese día hacía un sol increíble así que sí que lo íbamos a dedicar a disfrutar de la espectacular playa Zlatni Rat, y digo espectacular porque a esta sí que merece la pena ir expresamente. Solo tenéis que mirar fotos por internet para comprobarlo… Pudimos ir andando desde el apartamento mismo y las vistas mientras nos acercábamos ya nos fascinaron: es una punta de guijarros que se adentra en el mar; aguas cristalinas y pinos.

Vistas camino a Zlatni Rat

Vistas camino a Zlatni Rat

Pasamos el día allí disfrutando del sol y el mar, un auténtico día de relax! A las 16h empezamos a recoger, ya que teníamos que volver al apartamento, cambiarnos y conducir hasta Supetar para coger a las 18h el ferry hacia Split. Tardamos menos de una hora en llegar al puerto y una vez allí hicimos igual que el día anterior: tomar un helado esperando a que abrieran la taquilla.

En 50 minutos estuvimos en Split y el precio fue exactamente el mismo que a la ida (186 KN). Al llegar fuimos a buscar el apartamento que habíamos reservado, nos duchamos y estuvimos buscando en tripadvisor restaurantes locales para cenar. Esta vez el apartamento estaba un poco alejado del centro, pero decidimos ir andando en vez de coger el coche por si era complicado aparcar por allí.

Dimos un paseo por el puerto, cenamos y volvimos al apartamento.

Playa Zlatni Rat

Playa Zlatni Rat

Día 5: Playa Okrug – Trogir – Plitvice

Este día teníamos dos opciones: visitar Split o ir a Trogir y a la playa. Estábamos de vacaciones y necesitábamos desconexión así que optamos por la segunda opción (además que había visto fotos de Trogir y me apetecía mucho visitar ese pueblo que parecía precioso).

Estuve mirando en internet y elegimos la playa de Okrug, ya que está en una isla unida a Trogir por un puente y nos quedaba cerca. Pasamos la mañana allí, comimos y por la tarde fuimos a pasear por Trogir y a tomar el ya habitual helado de merienda. Este pueblo es considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y cuenta con diferentes palacios, iglesias, torres y una fortaleza; así que merece la pena darse un paseo ni que sea!

Algo antes de las 18h nos fuimos porque teníamos 3 horas de camino por delante hasta el Parque Nacional de Plitvice. Me hubiera encantado visitar también el Krka National Park porque nos quedaba relativamente cerca pero tuvimos que elegir entre uno de los dos (por desgracia no teníamos tiempo para todo sin ir corriendo todo el día); así que al final por distancia elegimos Plitvice (está más cerca de Zagreb, eso nos permitía repartir más equitativamente las horas de conducción).

Trogir

Trogir

Llegamos a la casita que habíamos reservado sobre las 21h, nos duchamos y fuimos a cenar. Esta vez sí que tuvimos que coger el coche porque la casa estaba perdida en medio de la montaña (eso sí, el paisaje encantador de montaña y la tranquilidad no tenían precio). Al acabar de cenar volvimos al apartamento para acabar el día.

Día 6: Parque Nacional de Plitvice – Zagreb

Nos despertamos, tomamos un desayuno buenísimo que nos hizo la dueña de la casa y fuimos hacia el Parque Nacional de Plitvice (página web oficial del parque). La entrada nos costó 80 KN (unos 10€) precio estudiante, para adultos son 110 KN. Llegamos allí a las 11h de la mañana y estuvimos hasta las 16h. No sabíamos exactamente dónde estaba la entrada principal así que dejamos el coche al lado de la carretera (dentro del bosque casi) y andamos hasta la entrada que encontramos. Pagamos el ticket y nos montamos en un barco que nos llevó hasta el parque.

Una vez allí hay puentes de madera formando caminos que vas siguiendo mientras disfrutas de unos paisajes increíbles. La verdad es que no hay palabras para describir lo bonito que es, hay que verlo! Es un espacio natural lleno de lagos, cascadas, árboles, peces,… resumiendo: un paraíso para los amantes de la naturaleza. Realmente, si tenemos en cuenta los paisajes naturales, es uno de los que más me ha gustado de todos los sitios en los que he estado. No sé cómo será Krka pero creo que hicimos una muy buena elección.

Parque Nacional de Plitvice

Parque Nacional de Plitvice

Deciros que por el parque hay unos buses internos que hacen diferentes recorridos (por la parte asfaltada evidentemente) para dejar a los visitantes en diferentes zonas del parque. Con la entrada os darán un mapa y allí podéis ver el recorrido que queréis hacer mejor y si os interesa coger uno de esos buses en algún momento.

Cuando acabamos de recorrer el parque comimos una hamburguesa en el restaurante que hay en el mismo recinto y cogimos el coche para ir a Zagreb.

Parque Nacional de Plitvice

Parque Nacional de Plitvice

Tardamos más de dos horas en llegar a la capital (se puso a diluviar a medio camino y eso nos hizo ir más despacio). Y al llegar tuvimos el problema que no nos habíamos encontrado hasta el momento: buscar sitio para aparcar por el centro y cerca del hotel para no acabar como pollos. Al final y después de dar varias vueltas aparcamos en una zona pintada. No teníamos muy claro si podíamos dejar el coche allí o no pero estábamos cansadas de dar vueltas, así que aparcamos, cogimos las cosas y nos fuimos en busca del hotel.

Una vez lo encontramos, dejamos las maletas y nos duchamos. Preguntamos un sitio para cenar y para allí que nos fuimos. Os voy a decir el nombre del restaurante porque aun estamos alucinando de lo barato y bueno que es. No recuerdo qué comimos exactamente pero imaginaros qué económico es que nos pensamos que se habían equivocado cuando nos trajeron la cuenta… y efectivamente, se habían equivocado, pero de más! El siguiente ticket que nos trajeron era aún inferior. Creo que cenamos las dos (entrantes, plato y bebidas) por unos 11€ en total. Se llama Nokturno y está en el centro.

Después de esta magnífica cena nos fuimos ya al hotel.

Zagreb

Zagreb

Día 7: Zagreb

Nos despertamos pronto y recogimos las maletas que dejamos en consigna. Fuimos a desayunar al mismo sitio donde habíamos cenado (Nokturno), ya que habíamos visto que hacían desayunos con huevos, bacon, crepes,… (contundentes, vamos). Para mí la cena fue mucho mejor, pero no estuvo nada mal tampoco! Y es lo que tienen estos grandes desayunos, que se hacen eternos, y entre eso y que a las dos nos encanta comer estuvimos allí más de 1 hora…

No teníamos mucho tiempo ese día porque teníamos que estar en el aeropuerto a las 12h para devolver el coche y facturar la maleta; así que hicimos una visita express de unas 2 horas por el centro de Zagreb. Lo justo para darnos cuenta de que nos faltó, al menos, un día allí para disfrutar de la ciudad.

En el rato que tuvimos paseamos por los alrededores de la Plaza Ban Jelačić. Hicimos  un recorrido por arriba y otro por la zona que queda debajo. Solo paseamos, no tuvimos tiempo para entrar en ningún museo o iglesia.

Parque Kralja Tomislava

Parque Kralja Tomislava

Llegada la hora fuimos al hotel a recoger las maletas y nos dirigimos al coche, donde nos esperaba una sorpresa: multa por aparcar sin pagar (por suerte eran solo 10€). Al llegar al aeropuerto (llegamos en menos de 20 minutos) para dejar el coche preguntamos y nos dijeron que podíamos pagar la multa por internet, así que eso fue lo que hicimos al llegar a casa.

Y así acabó nuestro viaje a Croacia, que se hizo corto pero fue perfecto. No tengo dudas de que volveré con más tiempo para ver todo lo que nos dejamos por el camino por falta de días.

Os recomiendo este viaje a Croacia, ya que es un país pequeño pero con oferta variada, hecho que te permite disfrutar tanto de naturaleza, como playas y cultura aunque se disponga de poco tiempo. Además es bastante económico y lo tenemos muy cerca!

Dejar un comentario