Diario de viaje

Viaje a Polonia en 4 días

Viaje a Polonia visitando Cracovia, Auschwitz y Varsovia

Este viaje a Polonia de 4 días nos ha permitido visitar Cracovia, el campo de concentración de Auschwitz y Varsovia. Como disponíamos de poco más de un día en cada ciudad, no hemos visitado ningún museo o castillo, ya que eso requería un tiempo del que no disponíamos. Sabiendo esto y que lo que realmente nos gusta es callejear, nos dedicamos todo el día a eso: recorrer la ciudad andando. Al final ha salido un viaje redondo, ya que gracias a que hicimos algunos Free Walking Tours pudimos conocer la historia de cada ciudad y a la vez recorrerla por nuestra cuenta. Eso sí, a cambio de andar muchísimo.

Castillo de Varsovia

Castillo de Varsovia

 

Día 1: Vuelo Barcelona – Cracovia

Cogimos el vuelo directo a Cracovia con Vueling a las 21:05h. Llegamos a Cracovia a medianoche y cogimos un taxi para llegar al apartamento que nos costó 89 PNL. En la salida del aeropuerto hay un panel con tarifas establecidas según la zona de la ciudad a la que vayas (un señor de la empresa de taxis te indica el precio). Hay un autobús (el 902) que conecta el aeropuerto con la ciudad durante la noche y pasa cada hora, pero no sabíamos dónde nos dejaba y a qué hora pasaba el siguiente, así que decidimos coger el taxi. Reservamos el apartamento cerca de la estación de trenes, así estaba próximo al centro y lo teníamos al lado para coger el autobús que nos llevaría a Varsovia el domingo. En 20 minutos llegamos al apartamento, hicimos el check-in y nos instalamos.

Día 2: Cracovia

Ese día lo destinamos a visitar Cracovia. Teníamos la intención de hacerlo por nuestra cuenta y visitar: el casco antiguo, la colina de Wawel y el barrio judío; pero la noche anterior habíamos cogido folletos de los Free Walking Tours de la ciudad que nos parecieron interesantes, así que decidimos hacer alguno. El primero que nos interesaba era el de Cracovia judía que empezaba a las 10:00 de la mañana, así que salimos del apartamento a las 9h, desayunamos algo en la estación y fuimos a la Basílica de Santa María (situada en la plaza del mercado) que era el punto de encuentro.

Basílica de Santa María

Basílica de Santa María

Durante el tour, de 2 horas y media, nos llevaron a Kazimierz (el barrio judío) a visitar las sinagogas AntiguaRemuh y de Isaac. También la plaza Nowy que, según nos contó la guía, es el centro de ocio nocturno para los cracovianos y donde puedes comprar comida a cualquier hora del día y la noche (sobretodo Zapiekankas, que es un bocadillo caliente típico con tomate, queso y champiñones al que se le pueden añadir más ingredientes al gusto). Desde allí nos dirigimos a la Iglesia del Corpus Christi y a la plaza Wolnica.

Iglesia del Corpus Christi

Iglesia del Corpus Christi

Cruzamos el río Vístula para ir a Podgórze, donde los nazis ubicaron un gueto judío. Allí visitamos la Plac Bohaterów Getta (plaza de los Héroes del Gueto), donde hay un monumento conmemorativo formado por 70 sillas. Finalizamos el recorrido en la Fábrica de Schindler. Durante el tour no se visita la Iglesia de Santa Catalina, que está muy cerca del barrio y es una de las más monumentales de la ciudad.

Plaza de los Héroes del Gueto

Plaza de los Héroes del Gueto

Una vez acabamos fuimos a buscar un lugar para comer, ya que a las 17:00h queríamos hacer el Free Walking Tour por el centro histórico y antes aun teníamos que ir a ver la colina y la catedral de Wawel. Elegimos un restaurante local recomendado en el mapa gratuito que nos dio la guía del Free Walking Tour y que nos venía de paso: Kuchnia u Doroty. Os lo recomiendo porque además de ser un local precioso hacen comida típica y está muy bien de precio. Cuando acabamos de comer, antes de ir a Wawel, nos desviamos unos metros para ver dos iglesias: Kosciól i Klasztor Paulinów na Skalce y Kościół św Katarzyny.

Castillo. Colina de Wawel

Castillo. Colina de Wawel

Desde allí fuimos a la colina de Wawel, donde recorrimos el complejo, disfrutamos de las vistas de la ciudad y los jardines y entramos en la catedral. Cuando acabamos nos dirigimos a la plaza Mariacki por la calle Grodzka, ya que desde allí empezaba el Free Walking Tour de la Ciudad vieja a las 17:00h. De camino vimos la Iglesia de San Pedro y San Pablo y la Iglesia de San Andrés (una al lado de la otra).

Catedral de Cracovia. Colina de Wawel

Catedral de Cracovia. Colina de Wawel

Rynek Glówny es la plaza medieval más grande de Polonia, una auténtica preciosidad, y allí mismo teníamos los primeros atractivos del tour: la Iglesia de Santa María y la Lonja de los Paños.

La Lonja de los Paños

La Lonja de los Paños

Una vez nos explicó la historia de los tres lugares nos dirigimos a la Puerta de Florián y la Barbacana, y desde allí al Collegium Maius, el edificio universitario más antiguo de Polonia.

Muralla de Cracovia y Puerta Florianska

Muralla de Cracovia y Puerta Florianska

La siguiente parda del tour era la colina de Wawel, pero como ya habíamos estado allí antes decidimos ir a cenar, ya que a las 20:30h teníamos el último tour del día. Cuando acabamos de cenar fuimos de nuevo a la Iglesia de Santa María, punto de partida del Free Waking Tour Cracovia Macabra. Este fue el más corto, ya que duró 1 hora y media, y la temática fue: vampiros, brujas, asesinos, fantasmas y misterios de la ciudad. Lo hicimos porque nos pareció algo diferente, y la verdad es que fue divertido, el único inconveniente fue que éramos unas 70 personas y a veces se hacía difícil entender al guía. Una vez acabado el tour volvimos al apartamento para terminar la jornada.

Día 3: Auschwitz – Viaje en bus hasta Varsovia

Este día íbamos a visitar Auschwitz. La idea inicial era ir por nuestra cuenta, pero un conocido me recomendó – ya que teníamos poco tiempo – ir con una excursión organizada, así que eso fue lo que hicimos. La reservamos la misma semana a través de esta página web http://www.cracovia.net/actividades/excursion-auschwitz-birkenau (29€ por persona precio estudiante). Hay bastantes empresas que ofrecen esta excursión, pero nosotras elegimos esta porque era en español y nos iba perfecta por horarios, ya que la queríamos hacer el domingo a primera hora. El punto de encuentro era la plaza Matejki, y había que estar allí a las 7:50h. Recomiendan llevar comida, ya que el tour dura 6 horas en total, así que el día antes habíamos comprado pan y embutido para hacernos bocadillos antes de salir.

Auschwitz I

Auschwitz I

A las 8:00h de la mañana salimos en dirección a Auschwitz, el trayecto duró 1 hora y cuarto. Durante el mismo pusieron un vídeo en las pantallas del bus, pero la verdad es que yo me dormí, así que no me enteré de qué iba. Después me dijeron que no me había perdido nada, ya que desde donde estábamos sentadas no se veía bien y, además, era en polaco subtitulado.

Auschwitz I

Auschwitz I

La primera parada fue Auschwitz I. Cuando llegamos nos dieron unos auriculares para que pudiéramos oír lo que iba diciendo el guía individualmente. El grupo era bastante numeroso así que nos dividieron en dos. El chico que nos hizo de guía era traductor realmente, pero como había hecho tantas veces el tour hacía él de guía y llevaba a la guía oficial polaca al lado por si teníamos alguna duda que él no supiera responder.

Durante la visita entramos en diferentes edificios donde pudimos ver en qué condiciones tenían a los presos judíos. También nos explicaron la historia particular de algunos presos, como la de San Maximiliano Kolbe, que se ofreció a morir en vez de un padre de familia y vimos donde estuvo encerrado. Vimos fotografías de los presos que estuvieron allí y sus pertenencias; hornos crematorios y las vías del tren donde llegaban los judíos. Finalmente entramos en una de las cámaras de gas.

Auschwitz I

Auschwitz I

Cuando acabamos este recorrido nos llevaron en bus a Auschwitz II – Birkenau, campo de exterminio que construyeron porque Auschwitz I se quedó pequeño. Al llegar allí empezó a caer lluvia muy intensa, así que nos tuvimos que comprar un chubasquero en la tienda para poder seguir el tour sin quedar empapadas. En este campo nos enseñaron donde vivían los presos y en qué condiciones. Después vimos los hornos crematorios que destruyeron los nazis antes de que llegaran las tropas soviéticas y, por último, subimos a una torre desde donde se tiene visión de casi todo el campo de concentración.

Auschwitz II - Birkenau

Auschwitz II – Birkenau


No me explayo ni doy más detalles porque pienso que es algo que tiene que ver cada persona. Lo que sí diré es que creo que es fundamental coger un guía o ir en excursión organizada, ya que así te proporcionan información de la historia, te dan datos exactos y no te pierdes ningún detalle. Es una parte muy trágica de la historia de la humanidad de la que hay que ser conscientes y, si se tiene la oportunidad, hay que visitarlo.

Nos fuimos de allí a las 13:00h y llegamos a Cracovia de nuevo a las 14:15h. Como seguía diluviando nos metimos a un centro comercial que está a 3 minutos de la plaza Matejki. Aprovechamos para comer e hicimos tiempo hasta que fueron las 16:45h. Volvimos al apartamento a coger las maletas, nos cambiamos y fuimos a la estación a coger el bus que nos llevaría a Varsovia. Los billetes los reservamos a través de esta página web http://www.luxexpress.eu/en/warsaw-krakow. No sé cuánto cuesta el tren ni cuánto tarda, pero a nosotros nos salió el billete por 7€ cada una y el bus era una pasada: asientos comodísimos reclinables para dormir, pantalla individual con películas, series, música y juegos; y wifi. El trayecto son 4 horas y 25 minutos, pero con estas comodidades pasan volando.

Auschwitz II - Birkenau

Auschwitz II – Birkenau

Llegamos a Varsovia a las 22:15h. En el billete ponía que llegábamos a Metro Wilanowska, pero el bus nos dejó en la parada de Marymont. Sin más problemas, ya que era la misma línea de metro, compramos un billete sencillo y nos bajamos en Centrum. Nada más salir del metro vimos el imponente Palacio de la Cultura y la Ciencia iluminado, precioso! Con ganas de que fuera el día siguiente para empezar a visitar la ciudad fuimos en busca del hostel, que de nuevo habíamos buscado cerca de la estación. En 15 minutos andando llegamos. Hicimos el check-in, nos instalamos y fuimos a dormir.

Día 4: Varsovia

El sábado habíamos quedado un poco saturadas de Free Walking Tours, así que decidimos dedicar el día a visitar Varsovia por nuestra cuenta y hacer al día siguiente un tour por el barrio de Praga. Nos levantamos a las 8:30h y desayunamos en un bar de la calle Nowy Swiat cerca del hostel. Cuando acabamos seguimos esa misma calle hacia arriba, que en el cruce con Swietokrzyska se convierte en la calle Krakowskie Przedmiescie. Las dos son una auténtica preciosidad, ya que los edificios y monumentos que la forman son de una gran belleza arquitectónica. En ambos lados de la calle hay bastantes cafeterías y bares donde tomar algo.

Calle Krakowskie Przedmiescie

Calle Krakowskie Przedmiescie

Durante el recorrido por Krakowskie Przedmiescie encontramos la Iglesia de la Cruz Sagrada, el Monumento a Nicolás Copérnico, la Universidad de Varsovia, el Palacio Radziwitt, la Iglesia Carmelita, un monumento a Adam Mickiewicz y la Iglesia de Santa Ana. Finalmente llegamos a la plaza Zamkowy, dónde están el Castillo Real y la Columna de Segismundo. Tanto la plaza como los edificios que la rodean son preciosos. En este punto hicimos un parón para contemplar un rato la belleza del lugar.

Plaza Zamkowy. Columna de Segismundo y Castillo

Plaza Zamkowy. Columna de Segismundo y Castillo

Seguimos por la calle Swietojanska, donde encontramos la Catedral de San Juan, hasta la Plaza de la Ciudad Vieja, y desde allí nos dirigimos a la Plaza de la Ciudad Nueva por la calle Nowomiejska.

Plaza de la Ciudad Nueva

Plaza de la Ciudad Nueva

Aquí acabamos el recorrido lineal que veníamos haciendo desde el inicio de la jornada y nos dirigimos a la izquierda para llegar al Monumento al Levantamiento de Varsovia y a la Catedral castrense del Ejército Polaco. Cruzamos el parque Ogrod Krasinskich y desde allí andamos un buen rato hacia el norte en busca de la Ciudadela, pero está mal señalada en el mapa de la Lonely Planet de Polonia (2012) que llevábamos y no la encontramos; en su lugar llegamos a un barrio residencial donde solo había casas.

Parque Ogrod Krasinskich

Parque Ogrod Krasinskich

Un poco decepcionadas deshicimos el camino hecho para llegar a la Umschlagplatz, donde hay un monumento que indica la terminal de ferrocarril desde donde los judíos de Varsovia eran enviados a Treblinka. De nuevo nos costó encontrarlo, ya que está mal marcado en la guía. Si tenéis solo la Lonely de toda Polonia, como era nuestro caso, haceros con un mapa detallado de toda la ciudad, ya que en la guía solo detalla, y más o menos, la Ciudad Vieja y el centro de Varsovia, lo que queda fuera de allí está bastante mal indicado (la edición que tengo es de abril de 2012).

Monumento al Levantamiento de Varsovia

Monumento al Levantamiento de Varsovia

Desde la Umschlagplatz fuimos al cementerio judío. Eran las 14:00h ya y estábamos muertas de hambre, así que antes de entrar en el cementerio paramos a comer. La zona es bastante pobre en cuanto a servicios, así que paramos en el primer italiano que encontramos gracias a la aplicación citymaps2go.

Cuando acabamos de comer nos dirigimos al cementerio judío, donde hay más de 150.000 tumbas, lo que lo convierte en el camposanto judío más grande de Europa. La entrada nos costó 10 PLN por persona. Una vez dentro buscamos las tumbas de Ludwik Zamenof (creador del esperanto) y de Ber Sonnenberg (una de los mejores monumentos funerarios de Europa según la Lonely), pero nos fue imposible encontrarlas. En la entrada hay un mapa del cementerio con las secciones del mismo; también hay una lista de personas enterradas indicando la sección y la fila. A pesar de que encontramos los dos nombres en la lista, fuimos incapaces de encontrar sus tumbas; y en la taquilla tampoco tienen mapas más detallados, simplemente te dicen que busques en el mapa de la entrada.

Estuvimos 1 hora dando vueltas entre lápidas, pero al final desistimos de encontrarlas y nos fuimos. Tal vez las vimos pero no las supimos identificar… No obstante, el lugar es sobrecogedor, ya que es un bosque inmenso lleno de lápidas de todos los tamaños y formas colocadas en el suelo; unas derechas y otras tumbadas o rotas, así que la visita mereció la pena.

Cementerio judío

Cementerio judío

Cuando salimos del cementerio fuimos a ul Prózna, donde hay un edificio que hace esquina superviviente a la II Guerra Mundial. Está cubierto por una lona porque lo están restaurando, pero se ve perfectamente la fachada de ladrillo rojo destrozado de la planta baja. Desde allí no dirigimos al Palacio de la Cultura y la Ciencia, el edificio más alto de Polonia, que fue un regalo de la Unión Soviética que no gusta nada a los lugareños. Desde la 30º planta se pueden ver las vistas de la ciudad, pero nosotras no subimos porque había mucha cola y en poco rato empezaba a anochecer y aun teníamos que ir al parque Lazienki.

Palacio de la Cultura y la Ciencia

Palacio de la Cultura y la Ciencia

Desde el Palacio de la Ciencia y la Cultura fuimos andando hasta el Parque Lazienki por la calle Marszalkowska, donde en una rotonda encontramos la Iglesia del Salvador Santo. El parque es un antiguo coto de caza, así que imaginaros las dimensiones. En el mismo se encuentran: el Palacio sobre el agua, el Anfiteatro de la isla, la casa blanca y el Palacio Belvedere; además de un lago, varios puentes y monumentos.

Parque Lazienski

Parque Lazienski

Después de visitar estos edificios y recorrerlo casi todo, volvimos al centro de la ciudad por la calle Al Ujazdowskie, mucho más bonita que la paralela por la que habíamos bajado hasta el parque. Subiendo por allí y justo después del parque Lazienski está el parque Ujazdowski, no tan espectacular como el primero pero muy bonito también. Al final de la calle encontramos la Iglesia de Alexandra en una rotonda.

Iglesia de Alexandra

Iglesia de Alexandra

Como ya habíamos llegado al centro y eran las 21:00h casi decidimos ir a cenar. Fuimos a un restaurante de la calle Al Jerozolimskie llamado “Zapiecek” que tenía comida local y sobretodo dumplings, ya que no podíamos irnos de la ciudad sin tomar unos. El restaurante nos gustó mucho; tanto la comida local como la decoración. Cuando acabamos de cenar volvimos al hostel para así acabar la larga jornada.

Detalle del Restaurante Zapiecek

Detalle del Restaurante Zapiecek

Creo que el relato muestra lo que llegamos a andar ese día, pero mi pulsera “cuentapasos” marcaba 28 kms en total y más de 30.000 pasos, así que os podéis hacer una idea de las dimensiones de la ciudad.

Día 5: Varsovia – Vuelo a Barcelona

Este día lo teníamos destinado a visitar el barrio de Praga con un Free Walking Tour. Como este no era hasta las 12h, decidimos ir antes a visitar la Ciudadela que no conseguimos encontrar el día anterior. Esta vez fuimos en metro, ya que si íbamos andando no íbamos a tener tiempo. Lo cogimos en Świętokrzyska y bajamos en Dworzec Gdański, son solo 2 paradas, pero si se hace andando son 3 kms.

Una vez llegamos a la Ciudadela la rodeamos parcialmente hasta llegar a Brama Stracen, que es una gran puerta que da al río Vístula. Una vez visto esto seguimos rodeándola dirección norte hasta que encontramos una entrada. En el interior no vimos nada que nos llamara la atención; además había varios obreros trabajando, así que decidimos salir e ir hacía el centro. Bajo mi punto de vista, creo que es una visita prescindible si se va justo de tiempo como era nuestro caso, sobre todo porque está alejado del centro.

Brama Stracen. Ciudadela

Brama Stracen. Ciudadela

En unos 30 minutos andando por la calle Zakroczymska llegamos a la plaza Zamkowy. Esta vez, antes de llegar, recorrimos la muralla por la parte exterior para encontrar el Monumento al Pequeño Insurgente, que recuerda a los niños heroicos que lucharon contra los ocupantes durante el Alzamiento de Varsovia en el año 1944.

Monumento al Pequeño Insurgente

Monumento al Pequeño Insurgente

Llegamos a la columna de Sigismundo, desde donde empezó el Free Walking Tour a las 12:00h. Durante el mismo el guía nos explicó la confrontación entre Varsovia y el barrio de Praga, que nos pareció muy interesante, ya que no teníamos ni idea de la historia y “rivalidad” entre este barrio y el resto de la ciudad. Para llegar al barrio de Praga cruzamos el Vístula por un puente bastante grande, y una vez allí visitamos, en primer lugar, la Catedral Católica de San Miguel Arcángel.

Catedral de San Miguel Arcángel

Catedral de San Miguel Arcángel

A continuación, visitamos edificios que mantienen el estado en el que quedaron después de la guerra y, en contraposición, ejemplos de los mismos que ya han sido reformado.

Edificio de pisos en el barrio de Praga

Edificio de pisos en el barrio de Praga

Seguimos visitando la sinagoga (solo el exterior), el monumento a los músicos y acabamos el tour en la Catedral Ortodoxa de Santa María Magdalena (que no pudimos visitar porque estaba cerrada). Una vez acabado el recorrido comimos en un kebab por allí mismo y volvimos al hostel a recoger las maletas.

Monumento a los Músicos

Monumento a los Músicos

A las 17h fuimos hacia la estación, ya que a las 18h salía el bus para ir al aeropuerto de Modlin (es al que vuela Ryanair que está más alejado de Varsovia). Compramos los billetes a través de esta página web https://www.modlinbus.com/, y nos costaron 89 PLN los 3.

Calle Krakowskie Przedmiescie

Calle Krakowskie Przedmiescie

Así acabamos nuestro viaje de 4 días a Polonia, país que nos encantó y en el que nos hubiera gustado estar más días. Si disponéis de más tiempo que nosotras, creo que es una combinación perfecta hacer Free Walking Tours y pasear por cuenta propia, ya que estos tours te permiten conocer la historia de cada ciudad y el país de la mano de nativos; te explican muchas cosas que, si vas por tu cuenta, probablemente se nos escapen. Como punto “negativo”, durante estos tours no se entra a ningún lugar (edificios, templos, etc), por eso creo que una combinación de las dos cosas es lo mejor.

Por último, decir que en las dos ciudades hay varios museos dedicados a la historia de cada ciudad y el país; nos hubiera gustado visitar alguno, ya que sabemos que son muy interesantes, pero como comenté al inicio, no teníamos tiempo, y entre visitar museos o recorrer la ciudad a pie, siempre preferimos lo segundo!

Si queréis saber cuánto cuesta hacer un viaje así podéis consultar el presupuesto para viajar a Polonia que realizamos cuando volvimos del viaje.

Dejar un comentario